Sunday, July 17, 2011

Qué Debes Hacer Si Tienes un Familiar Que Sufre de Ataques de Pánico

Qué Debes Hacer Si Tienes un Familiar Que Sufre de Ataques de Pánico

Durante los últimos meses hemos recibido muchos emails de personas preocupadas por gente cercana a ellos, un familiar, un padre, un novio o una esposa, los que parecieran experimentar ataques de pánico.

A menudo, no resulta algo sencillo halar la mejor manera de hablar con alguien respecto de su problema, o siquiera entender cuál es exactamente este problema, en especial cuando la persona afectada toma una actitud defensiva o retraída cuando el tema es abordado.

He experimentado ambas situaciones: he sufrido ataques de pánico y he estado cerca de alguien que los ha padecido. Por ello, creo haber desarrollado un buen entendimiento de lo que se siente estar en ambos lados de esta cerca. Aquí te presento algunas cosas que es importante tener en mente:
  • Toma el asunto con seria consideración, aún si no logras comprenderlo. Para alguien que nunca ha sufrido un ataque de pánico, puede resultar ser muy difícil identificarse por completo con quien los padece, pero es esencial aquí que al menos intentes demostrar que estás intentando comprenderlo.
  • Nunca intentes razonar o convencer a la otra persona de que su ataque de pánico o de ansiedad es algo ilógico. Las personas que sufren de desórdenes de ansiedad ya saben esto, y que se los repitas sólo reforzará sus sensaciones de culpa y soledad.
  • Mantente paciente. No siempre será sencillo. Habrá momentos en los que te sientas frustrado e incluso enojado por el efecto que esta condición puede demostrar tener sobre tu vida; pero debes darte cuenta de que cualquier estrés o negatividad que añadas a esta situación sólo la hará peor. En lugar de ello, aliéntalos a desafiarse con nuevas actividades, ya sea salir a dar caminatas, visitar amigos o lo que sea, pero no los presiones y no lo tomes personalmente si te responden con un “no”.
  • Del mismo modo, deberías alentarlos a que busquen tratamiento médico si crees que es necesario, pero no los obligues a hacerlo. Al final de cuentas, ellos deben tomar esta decisión por su propia cuenta.
Finalmente, resiste la tentación de culparte a ti mismo o de sentirte culpable sobre lo que está sucediendo. Los desórdenes de ansiedad son extremadamente comunes. En verdad, nada de esto es tu culpa, ni la de nadie más. Sólo intenta ayudar en lo que puedas de las formas que te dije más arriba, y le estarás dando un apoyo invaluable.

No comments:

Post a Comment

Post a Comment